Unos buenos zapatos negros son lo único que necesitas

A todos nos ha pasado alguna vez. Abres una revista de decoración y aparecen las imágenes de un dormitorio de ensueño en el que un inmenso zapatero te deja sin habla. ¡Quién pudiera tener semejante cantidad de posibilidades para calzarse!

Y sí, desde luego que es magnífico poder disponer de una buena colección de calzado y poder jugar cada día con un par distinto, pero en realidad, no nos hace falta tanto. De hecho, un único par nos pueden servir para muchos eventos distintos según con lo que los combinemos.

Con unos zapatos tipo salón de color negro podemos pasar del trabajo a una comida informal, irnos de cañas, a una discoteca o incluso a la ópera, ¡os lo prometemos! ¿Queréis la prueba?

Comienza el día y necesitamos un look formal, elegante y clásico para ir a la oficina. Un zapato negro es el compañero perfecto de un traje sastre, ya que suma discreción y sofisticación y pasa casi desapercibido.

Si no necesitamos ir el traje, pero sí que nuestro conjunto destile cierta seriedad, podemos optar por un vestido en todos neutros bien estructurado o una americana, camisa y pantalón pitillo.

Llega la hora de comer y tenemos una reunión informal con amigos. Lo primero que sacamos del armario son nuestros salones negros, ¿con qué los combinamos? Unos pantalones palazzo son la última tendencia y su aura setentera conseguirá acaparar miradas.

También podemos elegir una falda lápiz y una blusa con un estampado atrevido, la primavera ha llegado y nuestra ropa ya respira esa alegría, ¡no nos digáis que no apetece!

Y con las buenas temperaturas, las ganas de pasar tiempo de nuevo las terrazas. Si queremos tomar algo con amigos y no queremos bajarnos de nuestros salones negros, tenemos muchas posibilidades. Por ejemplo, ¿qué nos decís de combinar unos boyfriend jeans con una camisa masculina, vestida de forma estratégica?

También nos encantan los vestidos camiseros, ¡este año vamos a ver un montón! Son ligeros, fresquitos, informales y muy ponibles. Y con unos salones negros quedan perfectos.

No siempre tenemos unas entradas para ir a la ópera y cuando disponemos de ellas, no queremos desentonar en absoluto. Sacamos del armario nuestro vestido más ladylike, con un corte de silueta bar tipo años 50 y los salones negros son los compañeros perfectos para este tipo de vestidos.

Y si nos apetece algo un poco más atrevido, pero sin salir de la elegancia necesaria de un evento así, podemos rescatar los pantalones palazzo de por la mañana y usar un top joya o un crop top con una torera encima, un bolso tipo bombonera y un maquillaje potente.

Como veis, los salones negros no pueden ser más versátiles y con ellos tenemos el calzado asegurado para todo tipo de situaciones. Seguimos soñando con un zapatero rebosante… Pero por ahora, nos defendemos con un buen par de salones.

Entradas recientes

Comentarios recientes

    Archivos

    Categorías

    Meta