Las cosas han cambiado mucho. Timbrados Rubio está lleno de maquinaria industrial. Procesos tecnológicos avanzados que nos permiten trabajar y competir de forma internacional con fabricantes de medio mundo. Formulación, química, metodología y formación puntera, la necesaria para poder trabajar en un sector tan avanzado y cambiante como es el textil de moda.

Pero no siempre fue así. Y nuestros ojos se quedan siempre enfrascados en el trabajo artesano, en el preciosismo de lo hecho a mano, en la delicadeza de quien cose puntada a puntada de forma perfecta, como solo un ojo experimentado sabe hacer.

No podemos evitarlo. Nuestro corazón siempre amará lo artesano, ¡y así queremos que siga siendo! Tener respeto y admiración por el desempeño artístico más humilde nos permite tener la mirada limpia, ver solo arte, buscar belleza en lo único, lo efímero, lo que quizás algún día desaparezca. Solo de esa manera trabajaremos para preservarlo.

Una pequeña parte de nuestras pruebas, de nuestras muestras, de nuestros quehaceres, seguimos desempeñándolos de forma tradicional. Por amor, por delicadeza, por gusto por el resultado. El trabajo de la piel es tan antiguo como el hombre y no queremos perder de vista ese espíritu.

Además, nos gusta poner en el centro de todo Timbrados Rubio que este, el nuestro, es un oficio. Como el de los pastores, los carpinteros, los granjeros, los agricultores. Personas que cada día trabajan con lo que la Tierra les ofrece, de la mejor manera posible, con usos y tradiciones que tienen cientos de años de antigüedad, con una sabiduría que escapa de nuestra comprensión.

Apreciamos los consejos de quienes llevan trabajando con nosotros treinta años y que a su vez, llevaban otros tantos en el sector. Escuchamos con atención las indicaciones de quienes conocen más la piel que su propia vida y ofrecemos a su intuición el grado de sabiduría que le corresponde. Porque solo así ofrecemos un producto de primera calidad. Escuchando y respetando su historia.

¿Puede haber algo más hermoso que eso? Nosotros pensamos que no. Por ello seguimos con el mismo empeño, el mismo espíritu y la misma intención. La de amar lo artesano por encima de todas las cosas y dejar que la herencia de todo ese saber siga siendo el centro de Timbrados Rubio.

Porque aunque nuestras creaciones estén siendo adquiridas por firmas de moda de primer nivel, aunque vayamos a ferias internacionales, aunque invirtamos en tecnología y en innovación para ofrecer lo inimaginable en la piel… Si nos preguntas, café en mano, qué nos consideramos, te diremos que artesanos de la piel. Un oficio tan antiguo como el hombre y para nosotros, el más delicado y emocionante del mundo.

Entradas recientes

Comentarios recientes

    Archivos

    Categorías

    Meta